Tu auto: fuga permanente de dinero.

Hoy, luego de pagar mi tenencia, pensé… Tener un automóvil propio es tener una fuga permanente de dinero, ¡y más en esta época de Uber!

Sé que esto puede ser traumatizante, decepcionante y hasta criticable para muchos… y sí, duele cuando se sucede la oportunidad de un cambio de paradigma y al mismo tiempo estamos paralizados, oxidados, sujetados por el paradigma anterior. Duele soltar. Durante años y años vivimos el “hábito”, el paradigma de vivir en la creencia de que tener un auto es una comodidad, incluso ya para muchos la expresión es como una “necesidad”, para otros como “estatus”… y precisamente ahí, cuando se ofrece un cambio al nuevo paradigma de la actual “you-economy” con, por ejemplo, las ventajas de hacer uso de Uber, es que resulta tan difícil de aceptar que tener un auto es una fuga permanente de dinero.

Ya que compras el auto, seguirás pagando siempre:

  • Gasolina, misma que cada vez se incrementa de precio. (Imagínate una fuga de dinero, cada vez más grande, por el simple hecho de que pase el tiempo!)
  • Tenencia (misma que te puedes ahorrar si compras un auto de un precio menor a 250 mil pesos… pero….)
  • Refrendo: tu pago anual por el simple hecho de usar placas.
  • Tenencia: repito este punto porque si, de pura casualidad te atrasaste en tu pago de tenencia del año pasado, entonces aunque hayas comprado un auto con valor menor a 250 mil pesos y así pareciera que queda exento de pago de tenencia, repito, si te atrasas en tu pago (la fecha límite suele ser alrededor del 3 de abril), entonces tendrás que pagar la tenencia forzosamente de este año también (¡y la del año pasado con cargos por retraso!).
  • Verificación vehicular (CDMX y EM)
  • Servicios de mantenimiento del auto.
  • Seguro de tu auto.
  • Deducible de tu auto cuando necesites el seguro.
  • Fotomultas (¡uno de los mejores negocios del gobierno!)
  • Accidentes posibles.
  • Arreglo de rayones y abolladuras (muy común por los portazos de quienes se estacionan al lado tuyo, cultura en México)
  • Reposición del robo de autopartes (¡México!)

Piensa en esta lista que todos los dueños de automóviles pagamos SIEMPRE. Ahora piensa en lo que ahorrarías si cambiaras de paradigma frente a un medio de transporte cómodo como es un automóvil y en vez de pensar en el “qué dirán” por tener tu auto propio, o en vez de pensar en “comodidad” (repasa la lista anterior y observa si es cómodo para ti vivir con esa fuga permanente), cambias mejor a cerrar esa enorme y constante fuga de dinero usando solamente Uber o Cabify, pagando muy poco, poquísimo, y usando la comodidad de que un chofer te lleve y te traiga y sin que pagues nada de la lista anterior.

Tu dinero siempre se verá mejor y lo sentirás mejor en un fondo de inversión que en un auto.

Piénsalo. Piensa si mejorarían tus finanzas.

En una etapa de conciencia, adquirimos un auto para que, además de la “comididad” que representa para nosotros, quizá se usa para que los demás vean lo bien que nos va económicamente en la vida. Luego, llega otra etapa de conciencia, una Nueva Conciencia, en donde con que tú solo sepas lo bien que te va en la vida es más que suficiente, ya no te importa lo que los demás perciban de ti, ese es un mundo ya muy aparte que te empieza a tener sin cuidado. Nadie está bien. Nadie está mal. Son solo etapas con diferentes niveles de conciencia.

Obviamente, si eres un usuario muy necesitado del automóvil, la lista de arriba puede sumar una menor cantidad de dinero que si usaras Uber, pero… ¿Si ese no es tu caso? A personas así son a las que me estoy refiriendo en esta nota.

Para que la lista de fuga permanente de dinero que representa un auto no te importe, debes tener un ingreso igual de frecuente y cada vez mayor. Necesitas un ingreso que realmente sea pasivo o residual. ¿Quieres saber qué es eso? Lee esta otra nota haciendo clic aquí.

Conferenciante inspiracional y motivador, escritor, médico, empresario.

Conferenciante inspiracional y motivador, escritor, médico, empresario.